Conductor uruguayo demanda a Uber ante la Justicia

Sumándose al alentador precedente inglés, un conductor uruguayo presentó una demanda a Uber…

El pasado 8 de febrero Esteban Queimada, ex Vocero de ACUA (Asociación de Conductores Uruguayos de Aplicaciones) y chofer de la aplicación desde 2016, inició una demanda laboral contra Uber.

¿Por qué? En pocas palabras, por la relación de dependencia laboral no asumida por parte de la empresa.

Uber… ¿empresa de tecnología o de transporte?

La plataforma tecnológica que creó Uber supuso un aporte en términos de movilidad, al conectar a usuarios-pasajeros con conductores independientes. Pero en realidad, el combustible de Uber, ¿no son sus conductores?

Sin conductores conectados a través del móvil, no funcionaría el servicio. Hasta que los drones, vehículos autónomos, autos voladores y robots del futuro cercano no dominen el mercado, los choferes que usan la app resultan esenciales. La pieza clave que Uber debería cuidar.

Si bien la compañía nacida en San Francisco ofrece una facilidad al usuario y al mismo tiempo, una oportunidad de hacer dinero extra al conductor, la app ha desatado en diferentes países una lluvia de dardos en contra.

Y no sólo por el rechazo global de los taxistas o los gobiernos locales, sino por parte de los propios conductores.

Conductor demanda a Uber en Uruguay

¿Qué denuncia? Entre otras cosas, la fachada disfrazada que mantiene la empresa, con falsas promesas que, según el conductor uruguayo, no son tales.

«La denominada “economía colaborativa” ha irrumpido a nivel global como cortina para esconder verdaderas relaciones de trabajo dependiente, por más que intenten disfrazar a los trabajadores como autónomos«, dijo Queimada a la radio uruguaya 970 Universal.

«Uber no es una empresa de tecnología o desarrollo de Software. Es, en realidad, una empresa que presta servicios de transporte. Su negocio no es vender software, sino viajes, los cuales no podría realizar sin el trabajo de los choferes, de hecho, Uber no existiría sin sus choferes«, expresó el chofer de la app.

También cuestionó que la compañía fije las tarifas a cobrar al cliente, es decir «la retribución de los choferes«.

O que determinen la baja de los choferes si no cumplen con sus estándares, en referencia a los continuos bloqueos de conductores muchas veces sin razón que en todo el mundo aplica Uber.

Queimada considera una farsa la libertad de horarios promocionada por Uber, dado que la propia app premia a los conductores que están más tiempo conectados, castigando a su entender a quienes trabajan menos horas.

«Si Uber sólo fuera un simple intermediario entre el chofer y el usuario, nosotros los choferes deberíamos ser quienes le pongamos precio a nuestro servicio y quienes cobremos el servicio directamente del usuario a nuestras cuentas, es simple«?

Para el trabajador el objetivo es reclamar por sus derechos laborales, exigiendo lo adeudado en concepto de salario vacacional, aguinaldo, etc. Pero además, Queimada espera ser el disparador:

«Creo que se vendrá una catarata de demandas para la empresa. A mí me toca ser la punta de lanza de todo esto, no me importa la resolución final, sino llegar hasta el final de todo esto. Hasta no demostrar la dependencia laboral que tenemos con Uber, fundamentada y transparente, no voy a parar. Lo llevaré junto con mis abogados, hasta las últimas consecuencias».

El antecedente favorable – Demanda a Uber en Reino Unido

Enfrentarse en la órbita de la justicia a nivel local contra un mamut como Uber y salir ganando parece difícil.

No fue el caso en Londres, Inglaterra, donde una denuncia de 2 conductores resultó en una resolución a favor de los trabajadores.

A fines del pasado 2018, Uber volvió a perder su apelación frente a un recurso iniciado por los derechos laborales de los conductores. Seguía en pie: los choferes deben gozar de acceso a vacaciones pagadas y salario mínimo.

Tim Roache, secretario general de GMB, uno de los sindicatos más grandes de Reino Unido, lanzó tras esa nueva victoria:

«Ahora estamos en un truco de juicios contra Uber. Siguen apelando y siguen perdiendo. Uber debería simplemente aceptar el veredicto y dejar de tratar de encontrar lagunas que priven a las personas de sus derechos ganados con tanto esfuerzo y de su salario tan duramente ganado».

Todo comenzó cuando dos conductores de Londres, James Farrar y Yaseen Aslam, denunciaron a Uber en nombre de un grupo de 19 personas, argumentando que trabajaban como empleados de la empresa con sede en San Francisco y no para ellos mismos.

Finalmente, en 2017 un fallo de un tribunal del campo laboral en Reino Unido determinó que los conductores de Uber son trabajadores y no contratistas autónomos.

Es decir, NO son trabajadores por cuenta propia. Esto implica que los conductores tienen derecho al salario mínimo nacional, vacaciones y descansos pagos.

Entre otras cosas, la Justicia consideró que había un «alto grado de ficción» en la redacción del acuerdo estándar entre Uber y sus conductores.

Tal como destaca The Guardian, si bien el fallo no se aplicará a los conductores fuera del Reino Unido, los abogados de diferentes partes seguirán el caso en las jurisdicciones donde Uber opera. Es lo que está ocurriendo ahora.

Uber debe pagar 20 millones a conductores de EE.UU.

Además, en marzo de 2019 se dio a conocer que Uber alcanzó un acuerdo con conductores de California y Massachusetts, que años atrás demandaron a la empresa por clasificarlos como contratistas autónomos y no como empleados.

Uber deberá pagar 20 millones a los más de 13.000 choferes de dichos estados.

Decreto Uber en Uruguay: pro y contras

Además de hablar acerca de su demanda a Uber, Queimada opinó sobre el marco regulatorio aprobado en Montevideo, Uruguay, considerando que benefició sólo a la Intendencia de Montevideo.

«(El decreto) no contempló, ni protegió y tampoco respaldó a los trabajadores frente a la multinacional Uber.De hecho, nos obligó a adquirir la figura de empresarios al exigirnos abrir una empresa Literal E (Unipersonal(…) Además, Uber oficia de agente de retención de mis obligaciones impositivas y las vuelca a DGI (Dirección General Impositiva), así como también el canon por kilómetro de cada viaje, para luego volcarlo bajo declaración jurada a la Intendencia de Montevideo«.

Te puede interesar:

Como punto a favor del marco legal aprobado, Queimada remarcó el hecho de que la regulación logró poner fin al «enfrentamiento con los taxistas y dar seguridad a los pasajeros que utilizaban este servicio«.


Comentarios

Dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.