Repartidor chino se prendió fuego tras una pelea con los encargados de un local de comidas por el cobro de la comisión. La noticia conmovió a la opinión pública internacional y volvió a poner el tema de las condiciones laborales de los repartidores sobre la mesa.

¿Qué ocurrió con un repartidor de comida en China?

El incidente ocurrió el pasado 1 de enero de 2020 en la ciudad de Taizhou, provincia de Jiangsu.

Liu Jin es un hombre de 45 años que trabajaba como repartidor para la empresa de repartos a domicilio Ele.me, propiedad de Alibaba Group.

Cuando quiso cobrar parte de su salario adeudado, se encontró con la negativa de la empresa. Fue allí que en un acto desesperado se echó gasolina encima y se prendió fuego junto a su moto de trabajo.

Testigos del hecho dijeron sorprenderse por el hecho e integrantes del local de comidas dijeron no haberse dado cuenta de lo que sucedía.

Envuelto en llamas se escuchó decir a Liu:

?Quiero que me devuelvan el dinero de mi sangre y sudor?.

La gente presente intentó apagar el fuego con un matafuego y otros elementos, pero no ya era tarde.

Finalmente Liu fue llevado a un centro asistencial, donde quedó internado con el 80% del cuerpo con quemaduras de entidad.

¿Por qué un repartidor chino se prendió fuego a sí mismo?

Liu Jin es un padre de familia con dos hijas a las que ayuda a salir adelante trabajando más de 12 horas como repartidor.

Luego de trabajar un tiempo para Ele.me y de sufrir al igual que miles de trabajadores las condiciones laborales de las aplicaciones móviles, decidió probar suerte en otra app, llamada Meituan.

Las frustraciones e injusticias acumuladas derivaron en una impotencia tan grande, que no encontró otra forma de protesta más que el intento de inmolación.

Repercusiones del hecho

El suceso creó una conmoción muy grande en el barrio donde tuvieron lugar los hechos.

La mayoría de quienes trabajan en esa zona comercial se negaron a identificarse, pero sí comentaron que son numerosas las quejas de explotación y de condiciones inhumanas para trabajar como repartidor.

Sobre el hecho, el ayuntamiento de la ciudad de Taizhou no quiso realizar comentarios.

Por su parte, la empresa propiedad de Alibaba escribió en un comunicado:

?Estamos entristecidos por el trágico evento. La situación está actualmente bajo investigación y no podemos comentar en este momento».

El trágico incidente reavivó la discusión en China, donde el mercado de las apps de envíos a domicilio se encuentra en plena expansión.

El cansancio y la indignación acumulada de este hombre fue lo que desencadenó en una situación tan desesperante como para que un padre de familia se prenda fuego a sí mismo.

Condiciones laborales de los repartidores

En China, al igual que en la mayor parte del mundo, este tipo de trabajadores no poseen contratos formales ni relación de dependencia alguna con las empresas.

A esta situación de desamparo se le han ido sumando condiciones de trabajo cada vez más exigentes.

Por un lado, la decisión unilateral y arbitraria de algunas apps de bajar las comisiones por envío. Además, cada vez se permite menos cantidad de tiempo para realizar una entrega.

Estas condiciones obligan a trabajar una mayor cantidad de horas y a un ritmo que se hace insostenible.

Algunos medios han podido recoger innumerables testimonios e historias de todo tipo de abusos a los que están expuestos los trabajadores.

?A menudo trabajan a través de empresas intermediarias que gestionan a los repartidores para las aplicaciones, que a veces les retienen los pagos o desaparecen sin pagar?, apuntó Los Angeles Times.

Ver: Aplicaciones para pedir comida

Quieres saber mas sobre CappLatam?